MENU
plan-CHEVRON

Medios locales y extranjeros, aliados del plan de comunicación de Chevron

EN 15 AÑOS, LA COMPAÑÍA ESTADOUNIDENSE HA DESTINADO $ 700 MILLONES PARA CONTRATAR EMPRESAS DE LOBBY, PUBLICIDAD Y ABOGADOS

Blogs, videos, noticias y avisos evidencian cómo se pusieron en práctica las directrices que ideó el experto Sam Singer. Entre las empresas que destacan aspectos de la petrolera constan H&K Media Group, CRC Public Relations, The Wall Street Journal, The Economist, La Nación y varias privadas de Ecuador

El 18 de octubre de 2008, el experto estadounidense en comunicación corporativa y relaciones públicas Sam Singer entregó a Kent Robertson, alto directivo de Chevron, el informe ‘Ecuador Comunications Strategy’ (Estrategia de Comunicación Ecuador), en el cual se delineó una campaña mediática difamatoria contra el país, sus autoridades, la justicia, los afectados y sus abogados.

Una de las estrategias que Singer propuso a la petrolera fue asignar tareas específicas a las empresas H&K Media Group (por su conocimiento de prensa nacional e internacional desde su sede en Nueva York) y CRC Public Relations (vinculada con medios de Washington y con conexiones políticas).

H&K Media Group es una empresa estadounidense especializada en producción de televisión, asesoramiento a celebridades, posicionamiento en el mercado y desarrollo de negocios, marketing-patrocinio y consultoría. CRC Public Relations se dedica a las relaciones públicas y tiene como clientes a grandes corporaciones como Visa, Chevron Corporation y Microsoft.

El famoso estratega, denominado por el diario estadounidense San José Mercury News como ‘The Fixer’ (quien arregla), propuso en el informe crear más boletines de prensa y producir mayor material escrito, para que fueran emitidos a través de Chevron o sus sitios web. Además de la configuración de blogs.

Eso se puede comprobar en páginas como Amazon Post (theamazonpost.com) -en inglés y español- y Juicio Crudo (juiciocrudo.com) en español, donde se produce información sobre el litigio entre Chevron y los 30 mil amazónicos afectados.

En estas páginas se califica a los afectados y a sus abogados como conspiradores, parte de una supuesta red ilegal que busca a través de la extorsión, fraude y corrupción perjudicar a la petrolera.

Allí constan supuestas ‘pruebas’ con las que se trata de demostrar que los afectados y sus abogados, supuestamente, adulteraron reportes, extorsionaron a jueces y falsificaron documentos para hacer creer que hubo contaminación y afectación a la salud de 30 mil amazónicos.

Los blogs ‘no oficiales’ recogen también noticias de prensa a favor de la petrolera estadounidense, entre ellas de: Reuters, The Wall Street Journal, Bloomberg, The Economist y La Nación, de Argentina; entre la prensa nacional están: El Comercio, El Universo, La Hora, Vistazo y Expreso, entre otros.

Otra de las maniobras es “dedicar tiempo para desarrollar relaciones con periodistas/editores, grupos de apoyo empresarial, asociaciones de comercio, think tanks, representantes electos y funcionarios regulatorios para presentar nuestro lado de la historia de Ecuador”.

En este sentido, el 28 de septiembre de 2013, el presidente Rafael Correa denunció en el enlace ciudadano Nº 344, que el semanario inglés The Economist, en un artículo titulado ‘It’s hard to be green’ (Es difícil ser verde), dijo que la contaminación en el pozo Aguarico 4 -donde Correa demostró que la contaminación sigue latente- era responsabilidad de Petroecuador, a pesar de que solo Texaco operó ahí hasta 1992.

Además, en ese artículo se expresó que “en un intento de desviar la ira de los ambientalistas en una vuelta en U, el Sr. Correa, este mes, disparó contra Chevron”. A esto, el Mandatario respondió que algunos de los accionistas más fuertes de la multinacional también han invertido en el grupo The Economist.

Correa, vía Twitter, invitó a The Economist a constatar in situ la contaminación, pero su corresponsal en Ecuador, Stephan Kuffner, no aceptó la invitación que la Secretaría de Comunicación formuló el 8 de octubre de 2013 a 39 analistas, editorialistas y comunicadores.

De igual forma, en el informe de Singer consta que la publicidad es un factor importante: “colocar anuncios en línea que direccionen a las personas a sitios web que nosotros preferimos”.

En los últimos 15 años, Chevron ha destinado $ 700 millones en abogados y empresas especializadas en lobby y ha contratado el servicio de publicidad en el motor de búsquedas Google, que promociona el negocio AdWords y Adsense, para “publicar sus anuncios solo pagando si los usuarios hacen clic en sus avisos”. Con ese servicio, en la web del diario quiteño El Comercio y el medio español marca.com se publicita juiciocrudo.com, a favor de Chevron.

Según Christian Espinosa, periodista especializado en gestión de redes sociales, los editores online a veces no se dan cuenta de qué se está promocionando en su sitio web; sin embargo, sí se puede filtrar la información para que no se visualice cierta publicidad, aunque eso recortaría los ingresos económicos.

En esa línea se enmarcaría la asesoría que brindó a Texaco la empresa BO Asociados Quantum, cuyo accionista principal es Benjamín Ortiz, exdirector de diario Hoy y excanciller de Jamil Mahuad.

En 2011, poco después de emitirse el fallo de la Corte de Sucumbíos, Quantum ofreció un desayuno con diplomáticos, empresarios, militares y represantantes de ONG para deslegitimar la sentencia. En 2012 Chevron le pagó alrededor de 311.000 dólares, según lo recogió EL TELÉGRAFO en septiembre pasado.

Datos

El presidente Rafael Correa, durante un conversatorio con los medios ayer en Guayaquil, reiteró que existe la campaña mediática de Chevron contra Ecuador tras una publicación del periódico británico The Guardian sobre la estrategia de la transnacional para desacreditar al país.

Afirmó que como Chevron no pudo someter ni influenciar las cortes ecuatorianas, hizo un estudio sobre Ecuador y determino que se debía decir que el sistema judicial ecuatoriano era corrupto. Sostuvo que como la petrolera sabía que era culpable, posicionó esa estrategia en medios nacionales e internacionales. El Telégrafo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *