MENU
aute

Luis Eduardo Aute: Manifiesto contra Chevron

Manifiesto del Comité contra “La Mano Sucia de Chevron-Texaco”
En defensa de la Amazonía ecuatoriana y contra la impunidad
Vivimos en un mundo donde la libertad que se defiende es la del mercado y no la de las personas. Donde los valores que se proclaman están asociados a actividades bursátiles y no a los principios de la ética. El pensar desde el bolsillo hace que empresas y seres humanos busquen el lucro económico sin límites. El afán de obtener ganancia se superpone a la vida; en consecuencia, el dinero vale más que las personas. Actualmente, el capital se ha convertido en el referente único, en la medida de todas las cosas y sobre todo en el amo de la sociedad y la naturaleza.
Sin embargo, existimos personas, organizaciones y pueblos que creemos que otro mundo es posible. Que nuestro presente no puede ser nuestro futuro. Que el capital debe someterse al bienestar del ser humano y al respeto de la naturaleza.
El modelo de vida basado en el consumo excesivo y la codicia económica es un atentado al ambiente. Es cierto que la humanidad es responsable de proteger y preservar a la naturaleza; sin embargo, no todos tenemos el mismo grado de responsabilidad frente al deterioro ambiental. Por ejemplo, durante el año 2008, el 20% de las personas que más emisiones de dióxido de carbono liberaron a la atmósfera, fue responsable del 60% del total de las emisiones planetarias. Por su parte, el 20% de las personas que menos emisiones registraron, han sido responsable solamente del 1% de las emisiones globales. Como bien advierte Eduardo Galeano, esto es un asesinato disfrazado de suicidio, que encubre a los verdaderos culpables. No existen únicamente los países que en mayor grado son responsables de la contaminación en el mundo, sino también aquellas personas y empresas que lucran con el deterioro ambiental.
Como ejemplo de la búsqueda desmedida de beneficio económico -sin límites éticos, ambientales o sociales- podemos señalar con certeza el grave desastre ambiental provocado por la corporación estadounidense Chevron-Texaco en la Amazonía ecuatoriana.
Entre los años 1964 a 1990, la empresa estadounidense Texaco (consorcio que Chevron adquirió en el año 2001), perforó y operó 356 pozos de petróleo en la zona, abriendo para ello 1.000 fosas, sin ningún tipo de recubrimiento. En ellas, arrojó residuos de todo tipo -principalmente petróleo, lodos de perforación y aguas tóxicas- que causaron daños ambientales inconmensurables y deterioraron la calidad de vida de los miembros de las comunidades locales. La explotación petrolera realizada no siguió elementales normas técnicas, ni tampoco utilizó la tecnología necesaria, que se encontraba disponible por entonces y que fue empleada por la misma empresa en otros países.
Se calcula que se vertieron aproximadamente 80.000 toneladas de residuos tóxicos en la selva amazónica ecuatoriana, uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta. El daño causado supone deterioro ambiental, contaminación en las fuentes de agua, así como muerte de la flora y la fauna aledañas. Por estos daños ambientales y por las afectaciones a más de 30.000 personas pertenecientes a varias comunidades amazónicas, la empresa fue sentenciada judicialmente. El pasado 03 de agosto del 2012, la Corte Provincial de Sucumbíos en Ecuador condenó a Chevron-Texaco al pago de 19 mil millones de dólares.
La empresa norteamericana Chevron-Texaco, ha evitado cumplir con lo ordenado en sentencia y en vez de reparar en algo los daños ocasionados, ha levantado una millonaria campaña contra las poblaciones afectadas, llegando incluso a dirigir sus ataques contra el Estado ecuatoriano. La transaccional se niega a reconocer su responsabilidad. Desprecia la razón de los humildes y su reclamo de justicia. Quiere imponer el dinero del poderoso por sobre la vida de las personas y de la naturaleza.
Ante el desastre ambiental y la prepotencia de Chevron-Texaco, nos hemos convocado en España diversos ciudadanos y organizaciones para manifestar nuestra solidaridad con el pueblo ecuatoriano y expresar lo siguiente:
1. Apoyamos al Frente de Defensa de la Amazonia, que agrupa a los habitantes de la selva ecuatoriana, en su exigencia legal de reparación a los daños ambientales y sociales ocasionados por la irresponsabilidad de Chevron-Texaco.
2. Exigimos que Chevron-Texaco cumpla con la sentencia de la justicia ecuatoriana y pague los montos fijados para indemnizar a las personas afectadas.
3. Condenamos el intento de Chevron-Texaco de endosar al Estado ecuatoriano su responsabilidad en los daños ambientales y sociales ocasionados por su operación petrolera.
4. Rechazamos las demandas de arbitraje internacional presentadas por Chevron-Texaco ante la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, por atentar contra la seguridad jurídica y la soberanía ecuatoriana.
5. Demandamos a la comunidad internacional, la creación de un instrumento vinculante de Derecho Internacional que pueda juzgar los impactos de las transnacionales sobre los pueblos del mundo, en el marco del sistema de las Naciones Unidas.
6. Conformamos el Comité contra “La Mano Sucia de Chevron-Texaco” como un espacio democrático y plural que integra a organizaciones sociales españolas, ecuatorianas y latinoamericanas, con el objetivo de producir y
difundir información que contrarreste los argumentos que sostiene la trasnacional petrolera. Así mismo, nos constituimos para organizar actividades de apoyo y solidaridad en todo el mundo, con el pueblo del Ecuador y el gobierno que lo representa legítimamente en la defensa de este caso.
Hacemos un llamamiento a todas las personas honestas a defender la Amazonia ecuatoriana, considerada uno de los pulmones del mundo, que ha sido brutalmente agredida por Chevron-Texaco en perjuicio del planeta.
Los abajo firmantes nos solidarizamos y nos mantenemos vigilantes con la demanda de justicia emprendida por ciudadanos ecuatorianos contra la empresa petrolera. Sabemos que la enorme dignidad de los humildes no puede ser vulnerada por el poder. Su dinero no podrá comprar nuestras conciencias. La mano sucia de Chevron-Texaco no alcanzará a ocultar la verdad.

 

Madrid, 01 de Noviembre 2013.
Manifiesto del Comité contra “La Mano Sucia de Chevron-Texaco”
En defensa de la Amazonía ecuatoriana y contra la impunidad

 

FIRMAS DE APOYO DEL COMITÉ DE SOLIDARIDAD

Luis Eduardo Aute.
Músico español.
Luis Nieto
ONG Observatorio de transnacionales en América Latina y ONG Paz con dignidad.
Leandro Piedra Feansal
ONG Economía Solidaria
Rodrigo Vásquez de Prada y Grande
Periódico Crónica Popular

 

FIRMAS DE APOYO DEL COMITÉ DE SOLIDARIDAD
Antonino Nieto
ONG Asociación cultural Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía
Juan Manuel Román
Partido Los Verdes
Fran Pérez
Partido Izquierda Unida
Manuel Vanegas
SODEPAZ
Marcelo Cruz
Asociación Virgen de la Mercedes
Elizabeth Méndez
Asociación de Mujeres Dulcamara

 

FIRMAS DE APOYO DEL COMITÉ DE SOLIDARIDAD
Jaqueline Pulupa
Asociación Puricuna
Edgar Efrain López
Ballet Andino Ecuatoriano Quitus
Jorge Carrera
Liga por la Integración.
Marcelo Duque
Partido Alianza país – Madrid
Gabriel Tuesta
Coordinadora de Inmigrantes (COIN)

 
FIRMAS DE APOYO DEL COMITÉ DE SOLIDARIDAD
Edison López
Asociación Entidad Universidad Ecuatoriana
Mercedes Factos
Asociación de Mujeres AMERES
Raúl Jimenez
Partido Alianza País
Valdimir Paspuel
Asociación Rumiñahui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *