MENU
10616630625_d7a1b8b63a_c

Denuncia en Madrid a La Mano Sucia

10616659196_03d765f413_c

Madrid (España).- Las huellas de la Mano Sucia de Chevron fueron expuestas en la capital española (Madrid). Una de las historias de contaminación ambiental más severas, no sólo en Ecuador sino a nivel mundial, fue desarrollada ante el auditorio de la UGT.

Con la presencia del cantautor Luis Eduardo Aute, compatriotas residentes en Madrid, periodistas y varias autoridades lideradas por el canciller Ricardo Patiño, inició esta campaña cuya finalidad es generar debate y desvelar las acciones de Texaco (hoy Chevron) en la Amazonia ecuatoriana, cuyos nefastos resultados pueden verse 30 años después.

La verdad fue mostrada y detallada a través del vídeo que ha dado la vuelta al mundo en el que aparece el Mandatario Correa visitando el pozo Aguarico en Sucumbíos, operado, abandonado y destruido por Chevron hace más de tres décadas.

El canciller Ricardo Patiño explicó que Ecuador hizo lo que debía hacer, al igual que ocurrió cuando el país negoció la deuda externa de más de tres mil millones de dólares de forma inteligente y estratégica. “Está es otra lucha que estamos dando”, comparó, aclarando que el panorama institucional internacional ha trabajado muchas veces beneficiando el capital extranjero. “No podemos permitir a las trasnacionales que abusen del Estado”.

Patiño aseguró que no menos de 71 millones de residuos de petróleo quedaron desplazados en dos millones de hectáreas que jamás fueron remediadas en la Amazonia, pese a que el Gobierno de Jamil Mahuad aceptó una supuesta remediación que nunca existió.

El jefe de la diplomacia ecuatoriana aseguró que es necesario que el mundo lo sepa y se logre el apoyo de la comunidad internacional como ha ocurrido en varios países, ofreciendo la solidaridad con el país. “Al Ecuador no lo van a doblegar, se equivocaron de país”, puntualizó al tiempo de pedir a los asistentes que vayan a Ecuador y palpen la realidad de los pozos que destruyeron parte de la Amazonia y además dejen de comprar productos de Chevron. “Hay que llamar la atención del mundo a los accionistas de Chevron-Texaco”.

No queremos plata, queremos agua y justicia, dijo Medardo Shingre, quien es uno de los afectados de la contaminación que dejo la petrolera. “Yo trabaje para Texaco (…) en el campo Auca Sur y controlaba la entrada y salida de vehículos en ese lugar”, narró, manifestando que desde 1983 la Texaco (Hoy Chevron) derramó petróleo hasta en las carreteras de la entonces provincia de Napo.

Dichas comunidades afectadas iniciaron en 1993 una demanda contra Chevron que fue ganada finalmente casi diez años después en Sucumbíos, obligándole a pagar 9.500 millones de dólares a los habitantes del oriente ecuatoriano. La sentencia se duplicó dado que la empresa no pidió disculpas públicas y quedó en 19 mil millones.

En 2009 Chevron interpuso una demanda contra el Estado ante un tribunal Permanente de Arbitraje de la Haya. Y en 2010 demandaron a los abogados de las comunidades.

El Tribunal de la Haya se declaró competente pese a que el Tratado de Protección de Inversiones alegado no estaba en vigencia y las leyes no pueden tratase retroactivamente. Esto ha creado un proteccionismo burocrático internacional a Chevron, lo cual dejaría en la impunidad la destrucción ambiental ocasionada.

“Han empezado una campaña mediática, estableciendo mentiras por todo lado”, dijo el canciller ecuatoriano, añadiendo que Chevron trata de posicionar en el mundo entero que no contaminó y que fue la empresa estatal Petroecuador la responsable. Esta versión es falsa.

Frank Teller, de la Secretaria de Relaciones para América Latina y el Caribe de Izquierda Unida, aseguró que su solidaridad con América Latina y con Ecuador ha provocado que unan esfuerzos con la causa ecuatoriana. “Este tema se enmarca en una gran lucha por la solidaridad”, puntualizó, criticando el papel de las multinacionales y anunciando que también se suman al Comité contra la Mano Sucia de Chevron en España.

Posteriormente, en nombre del Comité contra la Mano Sucia de Chevron, Luis Eduardo Aute, connotado cantautor, leyó un manifiesto en el que básicamente condena la impunidad y los destrozos de Chevron contra la Amazonia ecuatoriana.

“Creemos que el presente no puede ser nuestro futuro, que el capital debe someterse al bienestar del ser humano y al respeto a la naturaleza”, leyó en una de las partes del documento. /SD El Ciudadano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *