MENU
concierto-calle13

Calle 13 suma a Ecuador dentro de sus luchas sociales

‘Residente’ acostumbra a investigar sobre las causas que apoya. La banda comparó el caso ecuatoriano con los daños causados por la marina norteamericana en Puerto Rico.

“El método que a mí me ha funcionado es promover las causas a las que respaldamos en nuestros conciertos. Tenemos una voz y a través de ella podemos aportar un granito de arena”, dijo René Pérez, más conocido como ‘Residente’, del grupo puertorriqueño Calle 13, ante más de 15.000 asistentes en el concierto ofrecido en el estadio Federativo de Sucumbíos.

El aporte de la agrupación boricua a la campaña ‘La mano sucia de Chevron’ dejó también un mensaje en habitantes de Lago Agrio, debido a la popularidad de la que goza el grupo creado en 2005.

Los asistentes al concierto gratuito estuvieron pendientes de los mensajes que lanzó Pérez durante el espectáculo, que duró dos horas. “¡Me interesa que todo el pueblo permanezca unido y no permita que los poderes políticos partidistas lo separen. Hay que lograr cambios, pero siempre sin violencia. Manifestarse es importante y Ecuador es un país hermoso, gigantesco, fuerte y que lucha!”, puntualizó ‘Residente’ durante su presentación en Lago Agrio.

La banda ha respaldado tanto cuestiones sociales como ecológicas. Durante su visita a Ecuador, Pérez aseguró que no se trata de ser un “ecologista fanático”. “La idea es mantener un balance y respetar la vida que ha estado durante mucho tiempo en sus espacios. La manera de cómo han llegado las herramientas para extraer petróleo, por ejemplo, no ha sido la adecuada. Lucharía por varias causas, pero siempre estaría consciente de que debe existir un balance”, contó.


‘Residente’ se refirió a que es necesario tener presente el cuidado ambiental para cualquier práctica extractiva, y así evitar un daño ecológico y humanitario. Esto fue precisamente lo que ocurrió durante la estadía de la compañía estadounidense Chevron. En las piscinas alrededor de los pozos, la falta de responsabilidad ambiental ocasionó una contaminación en la zona y afectó a los ciudadanos, puesto que se ha detectado el aumento de casos de cáncer.

Tanto Pérez como Eduardo Cabra, ‘Visitante’, compararon la situación de ese sector de la Amazonía ecuatoriana con la contaminación en la isla de Vieques, en su natal Puerto Rico.

Desde 1938, la Marina de Estados Unidos expropió parte del lugar y tenía el 75% del total de la superficie. Los militares lo usaron como depósito de explosivos y también en prácticas y ejercicios castrenses, según contó ‘Residente’.

Los bombardeos terminaron con algunas especies de animales y plantas, y la contaminación por los químicos de las armas nunca fue solucionada, por lo que el grupo boricua matizó la similitud entre el caso ecuatoriano y el de su país. En 2003 se ordenó la salida de la Marina por parte del presidente George Bush.

“En nuestro país el orden social creció para poder sacar a la Marina de allí. Ahora, es necesario que ocurra una lucha social por parte de los ecuatorianos. Estaremos disponibles y mucha gente se va a sumar a esta lucha”, contó Pérez.

En ese sentido, el alcalde de Lago Agrio, Yofre Poma, también instó a más personalidades a formar parte de la campaña y que más voces se rieguen alrededor del mundo.

El grupo creado en 2005 empezó a demostrar su activismo social a partir de 2009, luego de tener mayor notoriedad. Una de las luchas más fuertes de Calle 13 es la independencia de Puerto Rico como colonia de Estados Unidos y Pérez aseguró que “prácticamente somos esclavos de EE.UU.”.

El activismo de Calle 13 no se limitó a las situaciones de su país y tomó como propias luchas en otros lugares, sobre todo en Latinoamérica. En Argentina recibió cajas de leche en polvo a cambio de entradas para uno de sus conciertos y también en ese país dio un recital para pedir justicia por el asesinato de Mariano Ferreyra, del Partido Obrero.

También formó parte de un documental, junto a Unicef, sobre la trata de personas en el continente, entre otras causas.‘Residente’ no se limita a apoyar las causas sin investigar. Él intenta empaparse de todo lo que implica una campaña, tal como lo hizo con ‘La mano sucia de Chevron’. Desde su computadora donde leyó lo referente a la causa, llegó hasta el pozo Aguarico 4 para constatar la huella de la contaminación. / El Telégrafo, foto: Santiago Aguirre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *